TERMAS DE PUYEHUE

Vista Termas de Puyehue. Guía del Verane- ante, 1944, p.188.; Vista Termas Puyehue. Guía del Veraneante 1954, p.123.; Termas Puyehue. Guía del Veraneante 1958, p.261.

FICHA TÉCNICA

CATEGORÍA            :  Infraestructura turística

SUBCATEGORÍA    : Hotelería/refugio/terma

UBICACIÓN            :  Parque Nacional Puyehue, 89 kms al este de Osorno.

REGIÓN                  : Región de Los Lagos

ZONA                      :  Sur

ARQUITECTOS      : Hermanos Freigtag

AÑO                        : 1943-1944

CONSTRUCTORA :

MANDANTE           : Sociedad de Turismo y Hoteles de Chile.

SUPERFICIE           : 2.65 há. (terreno)

CAPACIDAD           : 147 habitaciones

MATERIALIDAD     : Hormigón armado con revestimiento de piedra y madera.

PROGRAMA          : Hotel termal, pabellón de la piscina, refugio para bañistas y veraneantes. Servicios de baños de tina, baños de barro, piscina termal temperada, servicio médico y dental,  farmacia, matrona, estación metereológica, biblioteca, archivos y estadísticas, control médico, cancha de golf, cancha de tenis, pesca, equitación, bicicletas.

ACCESIBILIDAD   : 89 kms al este de Osorno. Desde Estación de ferrocarril de Osorno a Termas vía camino (inaugurado 1937) o vía barco por el lago Puyehue.

Gráfico y linea de tiempo; elaboración propia.

DESCRIPCIÓN

El Hotel Termas de Puyehue fue construido entre los años 1943 y 1944, luego que la Sociedad de Turismo y Hoteles de Chile decidiera desarrollar la infraestructura  necesaria para dotar a la zona termal con las comodidades adecuadas para el descanso  y el alojamiento. El diseño del hotel estuvo a cargo de los arquitectos Freigtag.

El hotel se emplazó a 89 kms de la ciudad de Osorno y a dos kilómetros del lago Puyehue. La estación se encontraba en la ciudad de Osorno y se ofrecían dos sistemas de transporte hacia el hotel, en automóvil a través del camino inaugurado en 1937 y en barcos que iban por el lago del mismo nombre. Su ubicación cercana a la cordillera, y la existencia del paso fronterizo posibilitó importantes vínculos con el país vecino, y posiblemente con establecimientos hoteleros de condiciones similares de emplazamiento y construcción, como el hotel Llao-Llao, ubicado en las cercanías de Bariloche.

El hotel estaba compuesto por pabellones de dos pisos de altura, implantados sinuosamente en la geografía. La aparición del establecimiento en los medios de difusión se caracterizó por la presencia de tres escalas, en primer lugar el hotel, fotografiado desde la altura y la distancia, como un objeto inserto dentro de una condición natural extraordinaria, definida en un paisaje de montañas, lagos y bosques. En una segunda aproximación se revelaba el hotel termal en su condición material, donde la piedra y la madera construyeron a una apariencia formal maciza, reforzada con la presencia de grandes techos inclinados de madera que respondían a las condiciones climáticas. En una escala más próxima, se presentaron los interiores del Gran Hotel, haciendo especial énfasis en los espacios comunes, también revestidos de piedra y madera, como el hall de acceso, el comedor y la piscina temperada.

La publicidad reflejó la condición compleja del conjunto hotelero, constituyendo , más allá de su condición de hotel y terma, un completo establecimiento de sanación y recreación  que ofrecía al visitante tratamientos de salud relacionados con las aguas termales y barros, servicios médicos, dentales, nutricionistas, así como también  el equipamiento necesario para realizar deportes acuáticos, equitación, pesca, golf, tenis, etc. Es decir, la fusión del turismo y la salud bajo la figura de un complejo turístico, de una arquitectura más bien de imagen tradicional, pero representativa de las aspiraciones de la salud y el bienestar desarrollada en una acción modernizando de conquista del territorio a través de una construcción monumental.